. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2994. Viernes, 2 diciembre, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo nonagésimo cuarto: “No conozco otro pan que tu cuerpo” (Luis Eduardo Aute, 1943; cantante español).

Las navidades están al caer. Otra vez. Sugerencia a la hora de regalar algo verdaderamente útil: el smartwand de Lelo, un regalo multitarea, un masajeador potente (muy potente), adecuado para combatir el estrés. Lo mismo arregla una espalda que masajea los pies. Pero su función no acaba ahí, al más puro estilo thermomix este regalo tan saludable y adecuado para combatir el estrés sirve para más. Si ella lo aplica sobre su clítoris alcanzará el orgasmo rápidamente.

Es caro (149 euros), sí, (como casi todo lo que venden), pero aparte del envío gratuito y discreto, te ofrecen 10 años de garantía. Además, y aunque sea una tienda sueca ya lo mandan montado, algo que, por sencillo que digan que es hacerlo, se agradece, que quien más y quien menos hemos tenido malas experiencias con los folletos de instrucciones de estos chicos nórdicos.

- Cariño, ¿quieres que pasemos un fin de semana perfecto?
- Vale
- Pues nos vemos el lunes.