. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

 
238. Martes, 9 diciembre 2003



Capítulo Ducentésimo trigésimo octavo: Sí Popeye y Olivia no mantienen relaciones, ¿de donde sale Cocoliso y por que se parece tanto a ambos?



Echarse unas cuantas risas para empezar la semana, especialmente si es como esta más corta, suele ser un buen método para mantenerse sano, un método mucho más eficaz y bastante más barato que atiborrarse de medicamentos. Si uno se habitúa a reír y a no tomarse todo a la tremenda, la calidad de vida puede ganar muchos enteros.



El problema esta en encontrar cada día esas cosas que le arranquen a uno, no ya la sonrisa, sino una buena carcajada y cuanto más fuerte mejor, pero todo es cuesttión de buscarlas, que "haberlas, haylas", fijo.



Y como lo primero, sin duda, es aprender a reírse de uno mismo, me han contado un método infalible para que eso ocurra. Solo se necesita una cámara de video y rodar metros y metros de película de uno para luego verse. Fácil.



Vale, sí, para según que escenas es recomendable una pareja, pero desde luego no es imprescindible.



Yo ya tengo hasta título para la mía, se llamará "Caramba con el mayordomo, que largo tiene el maromo", y estoy dudando entre usar el pseudónimo de "Paco Rerte" o "Paca Lentarte", algo que tendré que consultar con mis asesores de imagen, que son los expertos en marketing, aunque ambos dos como podreis apreciar, son discretos a la par que elegantes..



Además, en plan previsor y por si ese título ya está cogido, que a mi me suena de cuando saltaba por de canal en canal con la tarjeta "educativa", tengo uno alternativo: "Estoy contento, tengo pelos en el culo y me los cuento".



Digo yo que alguno de los dos podré usar. Y mira tú por cuanto además de reírme conmigo mismo a lo mejor me saco unos cuantos euros en plan distribuidor.. ¡como para no intentarlo! Un chollo oiga, un chollo