. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  046. Viernes, 31 enero, 2003

Capítulo Cuadragésimo sexto: ¿Pueden los vegetarianos comer galletas con formas de animalitos?

Sigo en posición fetal pero me voy desenroscando, aún me queda todo el fin de semana para acabar de ponerme tieso, y se que al final lo conseguiré, además tengo quien me ayude; Dicen que el hombre es un animal de compañía, hay veces en que además la compañía es la tabla de salvación.

De todas formas, no me he afeitado, tengo sueño y encima me pica la planta del pie, es de lo más desagradable tener que hacer como si uno bailara flamenco para ver si puede ser que se calme un poco, la mejor solución seria descalzarse y rascarse a placer, la mejor desde luego, pero también la más difícil de realizar cuando tienes tres personas delante que te miran sin dejar de hablar y que encima se empeñan en que les prestes atención.

Rascarse es uno de los mejores placeres, a todo el mundo le gusta y todo el mundo disfruta haciéndolo, además es gratis, pero como no podía ser de otra manera, algo que es tan bueno tiene que estar mal considerado. Está claro que nunca entenderé lo de las normas sociales.