. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  066. Viernes, 28 Febrero, 2003

Capítulo Sexagésimo sexto: ¿Una buena educación sexual no tendrá que ver más con dar las gracias al acabar de hacer el amor?

Hoy me toca un paseo por las nubes, de vez en cuando me pongo entre poético y sentimental, sé que no sirve de nada, si acaso pasar el rato embelesado en el cielo, pero por lo menos relaja, que tal y como están las cosas ya es un respiro.

Desde la ventana apenas se ve, el cielo digo, es cosa de los edificios modernos, mucho cristal, muchas ventanas pero al final acabas teniendo enfrente más de lo mismo, más cristal y más ventanas, pura funcionalidad que lo llaman, puro aprovechamiento del espacio que no entiende de plantar árboles que den compañía a un precio semejante, menos mal que mi “poto” es capaz de aguantar cualquier miseria que se le ponga por delante.

Pero si estiro la cabeza como si estuviera en un apartamento de esos de saldo con vistas al mar, soy capaz de distinguir el azul y el blanco, o al menos eso creo, y da para soñar sentado al borde de la mañana con los pies colgando, como en aquella película que ganó el premio a la peor del año.

Menos mal que ya es viernes y el fin de semana se puede cerrar la monotonía por descanso, quitarse el disfraz de trabajador, ponerse el de vago y lucirlo hasta el lunes, por lo menos.