. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  324. Miércoles, 5 Mayo 2004

 
Capítulo Tricentésimo vigésimo cuarto: ¿De qué hablan en los ascensores en los países donde nunca llueve?

Resulta que sí, que científicamente existe, tiene su nombre:"neurosis de destino", y hasta su propia definición".. una forma de vida caracterizada por el retorno periódico de una serie de hechos desgraciados a los que parece hallarse sometida una persona como si la fatalidad le persiguiera".

Yo pensando que lo de los "gafes" era un invento de los pesimistas para justificarse, y ahora resulta que es un tipo de neurosis en la que, si quieres, hasta te puedes coger una baja.

Hay gente que se pasa la vida de desgracia en desgracia y no logra levantar cabeza ni cuando se muere, ejemplos hay a patadas.

Año 2001, Josh Grant, estudiante neozelandés, va con su coche a toda velocidad por una carretera de montaña cuando choca violentamente contra un quitamiedos.

Resultado del accidente: el coche completamente destrozado pero él apenas unas cuantas magulladuras.

Mientras Josh espera a la grúa al borde de la carretera le entran ganas de mear y busca un sitio discreto entre los arbustos, se acerca sin darse cuenta de que esos mismos arbustos tapaban un barranco de más de cincuenta metros de alto.

Josh Grant, estudiante neozelandés muere en el impacto.