. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  409. Jueves, 7 Octubre, 2004

 
Capítulo Cuadringentésimo noveno: "!Cualquiera puede equivocarse!" (traducción -vía Google translated- de la frase pronunciada por un erizo al bajarse de un cepillo)

Ayer escuche a un ministro, tengo que reconocer que como todos van vestidos igual y los cambian tan a menudo, soy incapaz de saber cual, hablando algo sobre que el número de parados había aumentando pero que, como había aumentado menos que aumentaba otra veces, pues es como si hubiera disminuido..

O algo así.

La siguiente noticia hablaba de un "reajuste" en los precios. Atención, pregunta: ¿por qué cuando se reajustan los precios, siempre suben pero nunca bajan?.

Y en el mismo bloque, que digo yo sería de economía, la señorita presentadora, vestida de un impecable rosa palo, se me queda mirando fijamente y dice algo sobre que en una empresa, vaya usted saber cual, estaban negociando una "flexibilización" de la plantilla.

Atención, otra pregunta: ¿por qué cuando "flexibilizan", siempre es para despedir a unos cuantos trabajadores y nunca para contratar?

Aunque sea inconscientemente, ser vago también puede plantearte preguntas filosóficas de esas que llegan a cambiar el rumbo de la humanidad.

Desde luego para otra vez no dejo el mando de la tele tan lejos.