. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

 
285. Viernes, 27 Febrero 2004



Capítulo Ducentésimo octogésimo quinto: ¿Por qué por cada papel que uno encuentra buscando en el montón de la mesa acaban "despareciendo" otros dos?



Si, lo reconozco, yo fui uno de esos a los que se les pasó por la cabeza apuntarse a clases de arcilla, justo después de ver la escena de Ghost, aquella "tannnn-románnntica" en la que sonaba Unchained Melody.



En casos como ese, dónde el vago más recalcitrante, osease yo, tiene ese tipo de impulsos, es cuando me doy cuenta de lo influenciables que somos, estamos en la sociedad de la imagen y nos meten las cosas por los ojos, así luego pasa lo que pasa.



Resulta que según la encuesta de una marca de preservativos (estas cosas siempre las hacen las marcas de preservativos) la profesión con más "sex appeal" es la de bombero.



Esto al menos es lo que opinan la mayoría de mujeres encuestadas (el 21%) y, además, también es la preferida por las personas homosexuales y bisexuales.



¡Como tontos, no te digo!



En cambio, y según la misma encuesta, las personas hetero y lesbianas prefieren a las modelos (un 20%), a las masajistas y a las secretarias.



Lo curioso es que hay dos profesiones que son consideradas por una gran mayoría como las menos "sexys", algo en lo que coinciden al margen de cualquier preferencia sexual, que es universal, vamos: los abogados y los maestros.



¿Alguien está pensando en cambiar de empleo?