. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  458. Jueves, 23 Diciembre, 2004

 
Capítulo Cuadringentésimo quincuagésimo octavo: Vacaciones: la época ideal para responder a la gran pregunta: "¿Qué es peor, la ignorancia o la indiferencia?... Pues ni lo sé, ni me importa". Hasta el tres de enero del año que viene.

El que fuera monarca de Gran Bretaña entre 1936 y 1952, Jorge VI, y padre de la reina Isabel II, era muy aficionado a la caza.

En cierta ocasión, cuentan que, tras toda una jornada de cacería, contó las piezas que había matado, contó sus cartuchos y dijo a sus acompañantes: "amigos míos, muchas gracias. Acabo de cobrar 17 piezas con sólo nueve cartuchos."

Pues la corte del rey Jorge era un juego de niños comparado con la sobreprotección familiar a la que me voy a ver sometido durante los próximos días.

Se acabó lo que se daba, dentro de unas horas cambio la dura tarea laboral por el no menos duro, empacho de los parientes varios.

Como en el anuncio: vuelvo a casa por navidad, "salir de málaga para meterme en malagón"

Me estoy mentalizando, las dosis de como decirlo, "cortesía", ...eso "cortesía navideña", que voy a padecer pondrán a prueba toda mi paciencia.

Resistiré.

Hasta el año que viene, vuelvo (muy a mí pesar) el tres de enero.