. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  466. Jueves, 13 Enero, 2005

 
Capítulo Cuadringentésimo sexagésimo sexto: "La inmortalidad es el anhelo de millones de personas que no saben qué hacer con ellos mismos una tarde de domingo" (Susan Ertz, 54 años, novelista estadounidense)

Esa anómala especie que forman los hombres "hetero", todavía en mayoría pero en un evidente retroceso, no sólo tienen sentimiento sino que, en contra de todo lo que nos quieren hacer creer, también los saben expresar

Solo hace falta "pescarlos" en el momento oportuno. Tengo pruebas.

Por ejemplo, la cara de un hombre viendo en la televisión un partido de fútbol, especialmente si está rodeado de amigos para la ocasión, es un verdadero poema "expresionista", cualquier golpe que reciba cualquier jugador, siempre que sea de su equipo claro, le duele como si lo estuviera recibiendo en sus propias carnes: lloran, resoplan, se besan, gritan, sudan..

Lo más curioso es que durante las horas antes, durante y después del partido la mayoría de estos forofos se dedican a hacer las cosas que se pasan el resto de la semana prohibiendo a sus hijos: ponen banderitas, saltan sobre el sofá, insultan a diestro y siniestro, eructan a bocajarro, se rascan el culo compulsivamente, salen a la ventana a pegar gritos y hasta se empeñan en hacer soplar una trompeta gigante que, como nunca le cogen el truco, poco menos que acaban medio asfixiados intentando sacarles algún ruidito.

Más emocionante es verlos en el propio campo de fútbol, es ahí dónde de verdad derrochan una sensibilidad exquisita.

Si el partido está aburrido se ponen a hacer la "ola", esa que como nunca saben por dónde les va a venir suele pillar de improviso a la mayoría que luego se quedan los diez minutos siguientes mirando a los dos lados por si vuelve, algo que digo yo que mareará un poco y que quizá por eso la "ola" se llame "ola".

Pero cuando la "expresividad" en sentimientos llega a su máximo esplendor es cuando meten un gol.

Si son los del equipo de uno, la cosa se desborda completamente a ritmo de una canción cuya letra parece que nunca pasa de moda y que dice algo así como "oe, oe, oe". Si el gol lo han metido los otros es costumbre también demostrar los sentimientos lanzando rollos de papel del culo, monedas, botellas, cabezas de cerdo.. vamos, lo normal que uno se lleva para una tarde de fútbol.

De todas las dudas me quedo con la más trascendente por si alguien pudiera contestármela: ¿exactamente qué es un fuera de juego?