. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  499. Martes, 1 Marzo, 2005

 
Capítulo Cuadringentésimo nonagésimo noveno: "Cuando uno ve lo que han hecho las palomas sobre este banco, da gracias a Dios por no haber dado alas a las vacas". (Saturnino P., 72 años, jubilado)

Como seguro que hay dos cosas en las que estamos de acuerdo en un día como el de hoy: 1-: hace un frío del carajo, -se nota- y 2-: esto no es una ascensor, -evidente-, pasemos a otra cosa

Estaba yo pensando que aunque a nadie se le ocurre presumir de tener un bolígrafo que hace dibujos "perfectos", raro es el que no se empeña en enseñarte la cámara digital que se ha comprado y explicarte, con pelos y señales, las fotos tan "espectaculares" que es capaz de hacer tal "maravilla"..

Ya ves tú, como si el "aparatito" pensara y todo.

Doy fe, por muy buena que sea la cámara en cuestión, le pasa lo que al bolígrafo, como uno no lo maneje bien, el resultado será un completo desastre.

Y quien dice manejar bien un bolígrafo para obtener un buen resultado dice un preservativo, por ejemplo.

Y es que no le acabo yo de pillar el "tranquillo" a lo de las fotos digitales, con eso de que después puedes borrar las que no te interesen, te lías, te lías y acabas haciendo sesenta seguidas.

Sesenta en las que la única diferencia entre la primera y la última, es la mosca que se ve al fondo.

Además, es una norma mundialmente aceptada no sólo que se te acabarán las pilas en el momento más crítico, que también, sino que cuando ya has elegido la que te gusta y quieres borrar las otras cincuenta y nueve, te confundirás de botón y acabarás, irremediablemente, borrándolas todas.

Por algo siguen vendiendo postales.