. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  508. Lunes, 14 Marzo, 2005

 
Capítulo Quingentésimo octavo: "Las suegras son como las semillas del tomate: vienen ahí pero no sirven para nada". (Esther H. 32 años, ama de casa)

Doce, ni uno más ni uno menos, doce es el número de abrazos diarios que, según los expertos, necesitamos las personas "humanas" para sentirnos bien.

Y es que se empeñan en medirlo y estudiarlo todo.

Como los de una universidad de Houston, en los EE.UU. que han "descubierto" que el "amor" entra mejor por el oído izquierdo.

Según sus "investigaciones", cualquier persona recibe mejor las palabras de amor cuando las percibe por el susodicho oído izquierdo.

Pobres mancos y pobres sordos.. y sobre todo, pobres mancos que, además, sean sordos.

Que alguno habrá, digo yo.

Ni caso.. que es lunes.