. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  526. Viernes, 15 Abril, 2005

 
Capítulo Quingentésimo vigésimo sexto: "El valor del dinero es que con él podemos mandar a cualquiera al diablo. Es el sexto sentido que nos permite disfrutar de los otros cinco" (W. Somerset Maugham, 1874-1965, escritor británico)

Lo decían los romanos: "después del coito el hombre es un animal triste".

Hoy, como buen viernes que es y con vistas a un fin de semana en el que poder alcanzar el mayor número de "tristezas" posibles, "tantos hombres y tan poco tiempo" muy en su habitual línea, se complace en recomendar un práctico, barato y muy efectivo "consejo".

Basta (además de una pareja cualesquiera al gusto de cada uno), un cepillo de dientes suave, una lima de uñas, un trozo de lija fina o cualquier otro "instrumento" capaz de producir en la piel una erosión lo más fina y superficial posible.

Se trata de "lijar" muy suavemente ciertas zonas del cuerpo con el único propósito de hacerlas más sensibles a las caricias.

Zonas como los pezones o el glande se vuelven mucho más "tiernas" si antes se le aplican ligerisimos roces con el "instrumental" adecuado.

Cualquier caricia que se produzca en la zona "erosionada" aumentará la intensidad de la sensación y, por lo tanto del placer.

Advertencia para novatos: no es difícil "pasarse" con el roce, algo que traería efectos indeseables, por eso conviene practicar antes en zonas menos "vitales" al menos hasta que uno le acabe cogiendo el "punto".

Para eso nada mejor para practicar que la espalda, un buen "repaso" con un cepillo de dientes eléctrico (ante todo la comodidad), por ejemplo, puede dejar esta zona preparada para pasar sobre ella muy suavemente un guante de seda, un plumero de los de quitar el polvo, un cordón de zapatos, o cualquier cosa que la imaginación nos mande.

Así, en el caso de que nos "pasemos" y en vez de sensibilizar la zona lo que hagamos sea una herida de guerra, al menos que las partes más "principales" sigan dispuestas para el uso.

Y ahora, manos a la obra, hay que ponerse "tristes" el mayor número de veces posible.

Hasta el lunes.