. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  534. Miércoles, 27 Abril, 2005

 
Capítulo Quingentésimo trigésimo cuarto: "Al fin y al cabo todo se acaba curando con agua salada: con sudor, con lágrimas o con el mar" (Isak Dinesen, 1885-1962, escritora danesa)

El inventor francés Louis Lumiére, tras inventar el cinematógrafo, afirmó:

 "Mi invento podrá ser disfrutado como curiosidad científica, pero comercialmente no tiene el más mínimo interés".
En cierta ocasión el famoso matemático francés Henri Poincaré (1854-1912) dijo:

 "Basta el sentido común para decirnos que la destrucción de una ciudad por la desintegración de medio kilo de metal es una imposibilidad evidente".
El astrónomo William Henry Pickering (1858-1938), afirmó públicamente:

 "La mente popular frecuentemente se imagina gigantescas máquinas voladoras cruzando a todo velocidad el Atlántico, transportando innumerables pasajeros. Parece acertado afirmar que esta idea es completamente visionaria.
En 1878, el profesor de la Universidad de Oxford, Erasmus Wilson, pronosticó:

 "En lo que respecta a la luz eléctrica, hay mucho que decir a favor y en contra, pero creo poder afirmar que la luz eléctrica morirá con el fin de la Exposición Universal de París. Luego no volveremos a oír hablar de ella".
En un documento de la Academia de París, hecho público en 1826, se llegaba a afirmar:

 "El estetoscopio, más que un aparato médico, parece un juguete, y el método de auscultación de la caja torácica es una extravagancia y una aberración".
En un artículo publicado en la revista estadounidense The Quarterly Review en 1825, se podía leer:

 "¿Qué puede resultar más palpablemente absurdo que la esperanza de que la locomotora alcance el doble de velocidad que la diligencia?"
En una conversación mantenida en la tarde de ayer martes de 2005 por el peluche y su señor marido, este último afirmaba rotundo:

 "deja de hacer el ganso y no digas bobadas que no te vas a jubilar a los 40".
Estos profetas... hasta el mejor escribano echa un borrón.