. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  548. Jueves, 19 mayo, 2005

 
Capítulo Quingentésimo cuadragésimo octavo: "Una novia sin tetas, mas que novia es un amigo". (Sergio J. 19 años, diseñador de páginas web en paro)

Dado mi completo desconocimiento del "extraño" mundo "hetero", no hay día que no se me plantee alguna duda sobre costumbres, actitudes o pensamientos de quienes abrazan tan pintoresca "ideología"

La verdad es que ninguna ha llegado a preocuparme más allá de un "mira que son raros", pero cuando la cosa entra en contradicción con lo que te han enseñado como "hechos científicos demostrables", pues no acabas de estar tranquilo.

Parece que entre muchos hombres "hetero" está extendida la idea de que unas mamas grandes son indicativo infalible de una mayor excitación sexual de la poseedora.

Dicho en plan fino: que la mayoría de los tíos piensan que las mujeres con las tetas grandes son más cachondas.

Sin embargo, el tamaño de las mamas (factores hereditarios y grasa aparte) viene condicionado positivamente por los estrógenos y la prolactina y negativamente por la testosterona.

De forma que, al menos "técnicamente", debería de ser justo lo contrario: a menos testosterona menor deseo sexual y mayor tamaño de las mamas, y a más prolactina más mamas y menos deseo.

Algo falla.

Claro que teniendo en cuenta la importancia del sentido de la vista en el sexo masculino, me da a mí que tiene más que ver el "deseo" en la mayoría de "machos" de que las "mamariamente-bien-dotadas" tengan más ganas, que con la "realidad" de que esto sea así.

Pero vamos, uno no es, precisamente, el más indicado para ponerlo en duda.