. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  558. Viernes, 3 junio, 2005

 
Capítulo Quingentésimo quincuagésimo octavo: "Habla bajo, habla despacio, y no hables mucho". (John Wayne, 1907-1979, actor y director de cine estadounidense).

Antes de nada y en mi descargo: es un viernes raro, tengo sueño y la hora en la que estoy escribiendo esto tampoco ayuda mucho a elaborar profundos pensamientos metafísicos.

Por eso es fácil que me confunda en las conclusiones.

Sin embargo la noticia está ahí:

 "Un grupo de rubias se manifestó en Hungría pidiendo que se prohibieran los chistes sobre la estupidez de las mismas".

Y digo yo ¿eso no es tirar piedras contra su propio tejado?

De verdad, pobres... seguro que lo hacen con toda su buena intención, y ya ves, uno aquí sacando conclusiones raras.

Hasta el lunes.