. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  567. Jueves, 16 junio, 2005

 
Capítulo Quingentésimo sexagésimo séptimo: "Si la evolución funciona de verdad ¿cómo es posible que las madres sólo tengan dos manos?" (Milton Berle, 1908-2002, actor estadounidense)

Había yo oído hablar del canibalismo animal como algo normal en la naturaleza. Hay un montón de madres que tienen la "curiosa" manía de comerse a algunas de sus crías cuando nacen.

Y hasta cierto punto (sólo hasta cierto punto) encontraba "lógica" y "coherente" la razón que nos daban en el colegio para explicar tan desagradable asunto: Un simple mecanismo de defensa.

Tienen más hijos de los que en realidad pueden sacar adelante y prefieren "salvar" a unos pocos, los más fuertes, antes que correr el riesgo de intentar criar a todos y que no sobreviva ninguno.

Pero como siempre pasa, hay casos que con la disculpa de la "supervivencia" y tal, aparecen los "listos" que se aprovechan descaradamente de la situación.

Resulta que existe un tipo de "escarabaja" que cuando tiene hijos "escarabajitos", elige a unos cuantos con los que mantiene relaciones sexuales y después se los come.

Claro que también hay un tipo de arañas que a los pocos días de nacer se comen a sus propias madres.

Madre sólo hay una. Para algunos afortunadamente, para otros... desgraciadamente.