. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  578. Viernes, 1 Julio, 2005

 
Capítulo Quingentésimo septuagésimo octavo: "Para que el sueño, la riqueza, la salud y el trabajo se disfruten de verdad, es necesario interrumpirlos". (Jean Paul Ritcher, 1763-1925, novelista alemán)

En septiembre de 1905 Einstein expuso que la luz viaja a una velocidad constante y que nada es más rápido. Lo que cambia es el tiempo y el espacio.

Está conclusión dio lugar q que en 1907 enunciara su teoría de la relatividad (la famosa "E" igual a "m" "c" cuadrado), una formula que el mismo se encargaba de explicar de una forma mucho más clara:

 "Pon tu mano en un horno caliente y te parecerá una hora. Siéntate junto a la persona amada y te parecerá un minuto. Eso es la relatividad."

Uno, que nunca ha puesto la mano, al menos voluntariamente, en ningún horno (y menos estando caliente), también tiene su particular demostración práctica para demostrar la gran razón que encierra esta universal ley universal.

 "Ven al trabajo un día y te parecerá un año. Disfruta quince míseros días de vacaciones y te parecerán un minuto. Eso es la relatividad."

Una demostración práctica que empiezo desde ahora mismo.

Al menos, y ya que alguna mente cruel y perversa se inventó eso de embrutecernos once meses para luego comprimir la felicidad en unos días (en vez de al contrario como sería mucho más lógico), vamos a aprovecharlos.
Hasta el 18 de julio.        Historias extra-ordinarias