. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  582. Jueves, 21 Julio, 2005

 
Capítulo Quingentésimo octogésimo segundo: "Es fácil ser valiente desde una distancia segura". (Esopo, 620 a.C - 560 a.C, escritor griego)

Ni aburrido turismo rural, ni estirados hoteles con encanto, ni bucólicas playas en las que siempre acabas con el mismo color que una barriguita hawaiana y el culo lleno de arena.

Hay alternativas mucho más "entretenidas" y "apasionantes" a la hora de elegir destino estas vacaciones. Dos ejemplos.. para empezar.

Uno: semanita en Malasia y Borneo alojado con los "Semai", un pueblo acogedor, muy acogedor (pero muyyyy acogedor) al que su religión les prohíbe cometer "punan" con cualquier persona que les visite.

Con el término "punan" (traducido algo así como tabú) la religión de estos simpáticos vecinos designa cualquier gesto que haga sentir rechazo o frustración a la otra persona, especialmente si son forasteros.

Cometer "punan" contra alguien equivale para ellos, a una grave agresión que acabará volviéndose contra todo el pueblo en forma de un castigo divino.

Así, rechazar a un pretendiente, sea el que sea, es "punan": si se quiere mantener relaciones sexuales, sólo hay que decírselo a la otra persona para que sea complacida al instante, incluso si la elegida o elegido está casado, ya que las parejas de los "agraciados" consideran las relaciones sexuales fuera de la pareja como un "préstamo" que será convenientemente recompensado por los dioses.

Tranquilos, no saquéis un billete al sureste asiático todavía, la "alternativa" viajera que casi dejo ya para mañana coloca a los "semais" a la altura de monjas ursulinas. Pero eso, mañana.