. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  588. Jueves, 18 agosto, 2005

 
Capítulo Quingentésimo octogésimo octavo: "La tontería de la humanidad se renueva diariamente" (Jacinto Benavente, 1866-1954, escritor español)

Venía yo pensando la mala (pero mala, mala, mala) suerte que es tener que volver "al trabajo" (lugar "de", que no a "trabajar") un jueves a mitad de agosto.

Sin embargo esta vez sí estoy dispuesto a poner en práctica aquella recomendación que un señor, muy amable él, me dio para sobrellevar estos duros días. Rascándose la papada me dijo: "tu piensa que otros están peor".

Y me he puesto a buscar. No ha sido fácil, (-reconozcámoslo, la cosa estaba muy complicada-) pero creo haber encontrado quien supera, por poco, esta situación de mala suerte.

Roy C. Sullivan, norteamericano de Virginia, guarda forestal y conocido como el "pararrayos humano", ha sido el único hombre en el mundo alcanzado por un rayo en 7 ocasiones.. y sobreviviendo.

Empezó a atraer a los rayos en 1942, en este primer "encuentro" perdió la uña del dedo gordo de un pie; Volvió a ser alcanzado en julio de 1969, perdió las cejas; en julio de 1970 le alcanzó otro resultando con quemaduras en el hombro izquierdo; el 16 de abril de 1972: se le quemó el pelo; el 7 de agosto de 1973 de nuevo se le quemó el cabello y también las piernas; el 5 de junio de 1976 resultó herido en un tobillo; y el 25 de junio de 1977 tuvo que ser ingresado en el Hospital de Waynesboro, con quemaduras en el pecho y en el estómago tras haber sido alcanzado por un rayo mientras pescaba.

Se suicidó en septiembre de 1983, al parecer por haber sido rechazado por la mujer de quien estaba enamorado.(Afortunado en los rayos..)

Ya estoy -otra vez- aquí. Y el que no se consuela es porque no quiere.