. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  595. Lunes, 29 agosto, 2005

 
Capítulo Quingentésimo nonagésimo quinto: "La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con esas pequeñas cosas que ocurren todos los días" (Benjamín Franklin, 1706-1790, científico estadounidense)

La prueba de que el dinero está muy mal repartido es que hay muchas personas, (entre las que por supuesto y muy a mi pesar tengo que incluirme) que todavía no hemos visto, al menos en vivo y en directo, un billete de 500 euros.

Ya sé que una cosa es el "dinero" y otra la "moneda", pero no haber pillado nunca un billetito de esos, no deja de ser síntoma de que el dinero no nos sonríe con la misma cara a todos.

Estaremos en agosto, 29 para más señas, lo dice el calendario y habrá que creerle, pero vayamos donde vayamos ya aparece el calvo de la suerte coaccionándonos ("que la suerte te acompañe") desde cualquier marquesina con que, si no compramos una participación en el primer kiosco que nos pille más a mano para la lotería de navidad, no seremos personas.

"La suerte es loca, y a cualquiera le toca", que decía mi abuela... aunque ese "cualquiera" nunca coincide, casualidades de la vida, con "uno".

Por cierto ¿de qué color son los billetes de 500?