. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  596. Martes, 30 agosto, 2005

 
Capítulo Quingentésimo nonagésimo sexto: "La experiencia es un billete de lotería comprado después del sorteo" (Gabriela Mistral, 1889-1957, poetisa chilena)

De todas las situaciones se puede aprender algo. Nada como tener en cuenta los consejos de los que saben, (y más si se aprenden con "experiencia" incorporada) para poder "funcionar" después por la vida sin meter la pata.

Al menos no meterla más de lo debido, que no es poco.

Un profesor de medicina daba a sus estudiantes su primera clase sobre autopsias en anatomía.

"Para hacer una autopsia hay dos cosas básicas: primero no tener repugnancia".

Dicho eso, el profesor mete un dedo en el ano del muerto y luego lo chupa.

A continuación, pide a sus alumnos que hagan lo mismo. Tras un silencio temeroso, comienzan a obedecer. Al final, el profesor prosigue:

"El segundo elemento fundamental es ser muy observador. Yo metí mi dedo anular, pero me chupé el índice."