. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  603. Jueves 8 septiembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo tercero: "Definición de "asqueroso": encontrar un preservativo usado en el fondo de un tarro de mayonesa"

Si las hienas viven en agujeros infectados de pulgas, comen carroña y sólo copulan una vez en su vida, ¿por qué se pasan todo el día riendo?

Hasta hace poco semejante pregunta era, (junto al por qué -a diferencia de los de la cabeza- los pelos de las piernas -o del culo- sólo crecen hasta una determinada longitud) uno de esos grandes interrogantes a los que los expertos no encontraban explicación.

Asunto resuelto: su risa se debe a un chiste que muy malévolamente circula entre ellas y que dice: "¿cuál es el colmo de un semélparo?: Dar un gatillazo"

¿Poco gracioso? Pues a primera vista sí, pero sólo a primera vista.

En principio el chiste es bastante malo, hasta ahí de acuerdo; pero para "entenderlo" es necesario saber que un animal "semélparo" es el que practica (más bien padece) la semelparidad.

Es decir, que sólo copula una vez en su vida.

Al menos la próxima vez que veamos a una hiena triste ya sabremos por qué. Cualquiera en su caso, lo estaría.

Hasta el lunes.