. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  606. Miércoles 14 septiembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo sexto: " ...no es que la justicia no sea justa, sino que no se ajusta..."(Luis Ángel Fernández, estudiante de Perú, 2005)

Ni "sana" ni "leches". Envidia, mucha envidia, y de la mala por no ser una de ellas.

La serpiente más grande del mundo, conocida entre sus íntimos como "eunectes murinus", y por el resto de la humanidad como anaconda, cada vez que llega a la época de apareamiento se enrolla, y en este caso lo de "enrollarse" es literal, con una docena de machos para formar lo que se conoce como "bola de reproducción", una desenfrenada orgía que dura entre dos y cuatros semanas y en la que sólo uno de los "anacondos" culmina la copula.

No sé, pero de pronto me he acordado de aquel chiste, muy malo él, que decía algo así como:
 -Mamá, ¿cómo es que tú eres blanca, mi papá negro y yo de piel amarilla?

- ¡Ayy hijito! Si supieras que fiesta hubo aquel día.. ¡deberías alegrarte de no ladrar!

Ni "sana" ni "leches". Envidia, mucha envidia, y de la mala.