. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

629. Martes, 18 octubre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo vigésimo noveno: "La botánica no es una ciencia; es el arte de insultar a las flores en griego y latín" (Jean-Baptiste Alphonse Karr 1808-1890, escritor francés)

Andaba yo buscando desesperadamente un huequecito (lo más "funcional" posible, que uno ocupa poco) en uno de los vagones completamente abarrotado de la línea 4 del metro, inmerso en mis profundos y metafísicos problemas (últimamente me produce mucha angustia vital pensar en qué invertir los millones que pudieran o pudiesen tocarme en la lotería o similar) cuando de pronto, y por alguna inexplicable asociación de ideas, me acordé de aquella clase de ciencias naturales (uno es del bachillerato antiguo) en la que nos contaron como en el mar Mediterráneo vivía un alga casi microscópica, la "ciclotella", que, en condiciones favorables se masajeaba con sus congéneres para reproducirse.

Y fue entonces cuando viendo el inevitable roce entre todos los pasajeros que allí estábamos entendí por qué Madrid va a llegar este octubre a los seis millones de habitantes.