. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

631. Jueves, 20 octubre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo trigésimo primero: "Un diccionario es un universo en orden alfabético". (Anatole France, 1844-1924, escritor francés).

Por si alguien aún no tiene claro un destino para las vacaciones de navidad y aprovechando que hay agencias de viajes que hacen un nosécuantosporcien de descuento si se reserva el viaje algún mes antes, aquí va una modesta sugerencia.

En una de las impronunciables ex repúblicas soviéticas, Daguestan, tienen por costumbre practicar un curioso -y muy popular- hábito: el de la "hospitalidad sexual".

Gracias a una larga (y sabia) tradición, cuando un invitado visita cualquier casa, el cabeza de familia de la misma ofrecerá sus hijas al recién llegado para uso y disfrute del mismo.

Éstos pueden hacer lo que se les antoje con las muchachas, con una sola condición: que su himen se conserve intacto.

Eso sí, teniendo en cuenta que por alguna extraña razón, semejante hospitalidad estos buenos señores sólo la aplican con sus hijas (una discriminación por cuestión de sexo que roza claramente la inconstitucionalidad), mi plaza que la ocupe otro.