. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

636. Jueves, 27 octubre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo trigésimo sexto: La bebida más peligrosa es el agua, te mata si no la bebes". (Jaume Perich Escala, 1940-1995, humorista español)

Platón ya alababa las virtudes de los besos hace más de 2.000 años y los describía como "intercambio de almas".

En la cultura oriental, tan místicos ellos, besar significa dar y recibir energía espiritual.

Naturalmente en estas historias "cada maestrillo tiene su librillo", pero me ha dejado a mi algo preocupado saber que uno sólo puede considerarse un experto "besador" cuando es capaz de hacer un nudo en el tallo de una cereza sólo con la lengua, sin tocarlo con las manos.

Necesito practicar más.