. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

640. Jueves, 3 noviembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo cuadragésimo: "Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar". Mark Twain, 1835-1910 escritor norteamericano)

No es cuestión de hacer proselitismo, sin embargo, los datos son tozudos y dejan poco espacio a la duda: mientras un varón puede eyacular en 30 segundos (y rara vez pasa del cuarto de hora), la mujer necesita una media de 30 minutos para llegar al orgasmo.

Preámbulos amorosos aparte, por supuesto.

La conclusión es evidente: una relación sexual entre dos hombres siempre será mucho más lógica -y por lo tanto mucho más placentera que es (la gran mayoría de las veces) de lo que se trata-, que cualquiera que se pueda producir entre hombre y mujer.

Y luego el sexualmente "raro" soy yo...