. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

645. Viernes, 11 noviembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo cuadragésimo quinto: "Lo mucho se vuelve poco con desear otro poco". (Francisco de Quevedo, 1580-1645, escritor español).

Para celebrar el tercer cumpleaños al frente del país, el rey Jerjes, monarca de la antigua Persia, invitó a algunos cientos de sus más "íntimos" a celebrar una fiesta que duraría seis meses.

Cuando iban por el día 180, séptima jornada interrumpida de una de las juergas "temáticas", Jerjes, que estaba borracho como una cuba, mandó llamar a la reina Vashti ordenándole que bailara desnuda, sólo con la corona puesta, ante la corte.

Cuando Vashti se negó, Jerjes, muy afectado por la negativa, la desterró anunciando que después de los seis meses de la fiesta en vigor, comenzaría un concurso de belleza de otros tres años de duración para buscar a la sustituta de la ex reina.

Un servidor, a pesar de cumplir mañana al frente de este blog los mismos años que el rey Persa, y aunque su más ferviente deseo sería hacer algo parecido con todos los que de vez en cuando os pasáis por aquí (no, que bailéis desnudos, no, lo otro) se tiene aguantar con algo más modesto pero igual de sincero: daros las gracias a todos y, como el juerguista de Jerjes anunciar otros tres años -como poco- de blog.

Un año más. Y ya van tres. Como siempre pasad y tomaros algo

Hasta el lunes.