. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

648. Miércoles, 16 Noviembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo cuadragésimo octavo: "A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo". (Jean de La Fontaine, 1621-1695, poeta francés).

Una prueba evidente de cómo el amor de una madre, además de desinteresado, generoso, desprendido.. etc, etc, es capaz de poner en evidencia hasta a las mismísimas reglas de la física.

Hasta hace no mucho, las mujeres mexicanas se estiraban los pechos hasta llegar a pasárselos por debajo de las axilas con una única intención: dar de mamar a sus bebés, a los que llevaban a la espalda.

A ver quién supera eso.