. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

650. Viernes, 18 Noviembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo quincuagésimo "Si yo tuviera una de esas cosas que cuelgan embutida dentro de los pantalones, me pasaría el día sentada en casa mirándola, muerta de risa." (Dawn French.1958, actriz británica)

Hablemos de sexo. Víspera del fin de semana, la "frecuencia" aumenta. Los peligros, también.

Último éxito de ventas entre las mujeres: el "rapex", un dispositivo dentado en forma de tampón que acaba de presentarse en Sudáfrica y que tiene todas las papeletas para convertirse en el regalo estrella de estas navidades.

El aparatito en cuestión está dotado de unos dientes similares a los de un tiburón que se agarran al pene de quien intenta forzar una relación sexual y que sólo puede ser quitado por un médico utilizando cirugía.

La intención no puede ser mejor: evitar abusos y violaciones a las mujeres y, además, poder detener al agresor fácilmente al agresor.

Sin embargo y teniendo en cuenta los despistados que solemos ser las "personas humanas" para ciertas cosas (y más si como dicen las instrucciones del aparatito en cuestión "uno se lo pone y gracias a su extraordinaria comodidad se olvidará completamente de que lo lleva..." qué queréis que os diga, yo miraría varias veces antes de..

Sólo de imaginármelo... ¡Ayyyyyy!

Hasta el lunes.