. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

653. Miércoles, 23 noviembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo quincuagésimo tercero: "Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos". (Henri Poincaré 1854-1912, matemático francés).

Como en algo hay que entretenerse y por muy extraño que parezca, una revista alemana, Men´s Car, ha hecho un estudio para saber si existe alguna relación entre la marca del coche que una persona conduce y los hábitos sexuales del conductor.

Y más extraño todavía: han llegado a la conclusión de que existir, existen.

Los varones más satisfechos sexualmente: los conductores de "Audi", marca que conducen también el mayor porcentaje de mujeres aficionadas a las aventuras de una sola noche. Los menos satisfechos con sus relaciones "lascivas": los conductores de "Fiat".

Los más activos (tanto hombres como mujeres) sexualmente: los conductores de un "BMW". Unas verdaderas máquinas de amar... y también de engañar: el 46% de ellos y el 39% de ellas confiesan haber sido infieles a su pareja. Los más "pobres", sexualmente hablando: los conductores de un "Fiat"

Aunque en cuestión de infidelidades se llevan el premio los conductores de "Porsche": una de cada dos personas (hombres o mujeres) que conducen esta marca aseguran haber sido infieles a sus parejas.

Las mujeres que más disfrutan del climax sexual (al menos en duración, más de siete minutos): las conductoras de "Volvo" y "Sabb": Mientras, las propietarias de un "Fiat" tienen el record contrario.

Los más aficionados al 69: los propietarios de un "Peugeot", que además son los que más se masturban con diferencia. En el extremo contrario, con casi un 50% menos de masturbaciones: los conductores de un "Fiat".

Como ni tengo coche ni sé conducir, no puedo opinar en primera persona sobre la realidad (o no) de los concienzudos datos del estudio, pero hay una pregunta que me lleva rondando desde que lo empecé a leer y me tiene así como algo preocupado: Por poca credibilidad que tenga una encuesta y aunque sólo fuera "por si acaso", ¿cómo puede haber alguien que todavía se compre un "Fiat"?