. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

660. Viernes, 2 diciembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo sexagésimo: "Tener dinero es como ser rubia: es más divertido, pero no de vital importancia" (Mary Quant, 1934, diseñadora inglesa)

No, no es casualidad. Por culpa de la contaminación existe un 22 % más de posibilidades de que llueva un sábado que un lunes.

Según un estudio de la Universidad de Arizona (en los EE.UU.) en las regiones habitadas del planeta se producen hasta un 22 % más de precipitaciones, tormentas, huracanes y mal tiempo en general los sábados que los lunes.

Un fenómeno que parece estar ligado al incremento de los niveles de contaminación atmosférica que se producen a medida que se acerca el fin de semana. Un aumento que nunca no se origina en zonas no habitadas del planeta en el que la frecuencia de lluvia dentro de una misma época climática, es casi igual durante todos los días de la semana.

Una razón más, (y hay unas cuantas), para que los viernes pasen a ser considerados, inmediatamente y a todos los efectos, como festivos. Así, la mayor probabilidad de lluvia pasaría a corresponder a ese día, dejando los sábados y los domingos sin los "recortes" que se dan ahora.

Lo demás no dejaría de ser un fraude en toda regla sobre nuestros -tan escasos como bien merecidos- días de descanso.

Hasta el lunes, que algunos (encima) no hacemos ni un día de "puente".