. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

662. Miércoles, 7 diciembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo sexagésimo segundo: "De cerca, nadie es normal". (Caetano Veloso, 1942, músico brasileño)

Aprovechando que hoy somos pocos, un "experimento" científico (a la par que educativo) para establecer el nivel de perversión que nos gastamos todos y cada uno de los habituales habitantes de esta bitácora. Empezando por el que la firma.

A primera vista ¿qué diría uno que se ve en la imagen?:



Pues salvo que algún alma cándida haya dicho "nueve delfines nadando", resulta que somos todos unos sátiros depravados que sólo tenemos una cosa en la cabeza: sexo.

Algo que tampoco nos cogería de nuevas.

Los niños (mentes puras ellas, bendita inocencia -al menos hasta cierta edad-) no logran identificar la imagen anterior con una pareja intercambiando (entre otras cosas) "fluidos" como hemos hecho el resto. Lo que ellos ven al no tener la mente asociada a tan lúbrica situación son los nueve delfines.

Sin embargo el resto ya estamos lo suficientemente corruptos para ver directamente "cochinadas" dónde sólo hay nadando unos simpáticos animalitos.

A ver quien hace ahora nada con semejante preocupación encima.