. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

669. Lunes, 19 diciembre, 2005

 
Capítulo Sexcentésimo sexagésimo noveno: "Las ideas no son responsables de lo que los hombres hacen de ellas". (Werner Karl Heisenberg, 1901-1976, filósofo y físico alemán)

En las inscripciones de una tablilla asiria de hace más de cuatro mil años, se puede leer un inquietante mensaje:
  "En estos últimos tiempos, nuestra tierra está degenerando. Hay señales de que el mundo está llegando rápidamente a su fin. El cohecho y la corrupción son comunes".

Unos dos mil años después, es decir hace unos dos mil años, Sócrates, insigne filósofo él, proclamaba:
 "Los hijos son ahora unos tiranos, ya no se ponen en pie cuando un anciano entra en una habitación. Contradicen a sus padres, charlas ante las visitas, engullen golosinas en la mesa, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros: ¿Qué está ocurriendo con nuestros jóvenes?" Faltan al respeto de sus mayores, desobedecen a sus padres. Desdeñan la ley. Se rebelan en las calles inflamados de ideas descabelladas. Su moral está decayendo. ¿Qué va a ser de ellos? ¿Qué va a ser de nosotros? El mundo se acerca a su fin".

Lunes, ocho de la mañana y otra vez en el trabajo. Luego dirán que la civilización avanza y los tiempos cambian.