. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

  498. Lunes, 28 Febrero, 2005

 
Capítulo Cuadringentésimo nonagésimo octavo: "Acérquese más. No es tan larga como usted cree". (Pintada en un retrete de un bar de carretera)

Ahora que estamos en una época de "multiculturalidades" y mestizajes y todos tenemos una especial sensibilidad para asimilar y respetar las buenas cosas que nos van llegando de fuera, será lógico que en virtud de la libertad de culto que nos otorga la Constitución, se respetarán más mis creencias religiosas.

Y muy especialmente a partir de ahora que me he convertido en ferviente seguidor de los monjes "hesicastas" y sus sabias, cultas e inteligentes costumbres

Estos monjes, originarios de la antigua Grecia, practican la "onfaloscopia", una de las mejores religiones, al menos en teoría, de las muchas que existen en el mundo.

Sus reglas no pueden ser más sencillas, se trata de cumplir con una técnica de oración, (a realizar sólo cuando uno la necesite), consistente en la contemplación del propio ombligo y la repetición de un nombre al ritmo de la respiración.

Una vez satisfecho tal estado contemplativo, de tiempo variable según las necesidades que tenga cada uno, el resto del tiempo es de libre disposición, a cargo por supuesto del Estado, que para eso tiene el deber de subvencionar creencias, sean estas del tipo que sean.

Cada vez tengo más claro que nací en el lugar menos indicado para desarrollar mi vocación de vago.

Y debe de ser casualidad, pero los lunes tengo yo un ataque místico onfalóscopico de no te menees.

Vale, y para que nadie se queje echando de menos el habitual sexo de esta página, un chiste tonto, pero que muy tonto:

  Una chica va al médico, y, cuando se quita la camisa para que la examine, el médico ve que tiene una "H" marcada.

-¿Y esta"H" de qué es?

-Mi novio estudia en Harvard, y está tan orgulloso que no se quita su camiseta con la "H" ni para hacer el amor.

Al cabo de unos días, otra chica va a este médico, y ve que tiene una 'Y' en el pecho.

De nuevo le pregunta, y resulta que el novio de esta chica estudia en Yale.

A la semana siguiente llega otra chica con una marca en forma de "M': El médico le dice, sonriendo:

- Déjeme adivinar,usted tiene un novio estudiando en la universidad de Michigan.

- No, tengo una amiga estudiando en Wisconsin... ¿Por qué lo dice?