. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

691. Viernes, 27 enero, 2006

 
Capítulo Sexcentésimo nonagésimo primero: "Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él". (John Fitzgerald Kennedy 1917-1963, político estadounidense)

Dedicado a las mujeres: nunca hay que perder la esperanza. Para todo hay una solución.

Cosas que parecen que nunca más van a tener remedio se pueden salvar con un simple billete de avión.

A los hombres de las tribus "baganda" (población de lengua bantú que vive en Uganda), lo que más les atrae del sexo opuesto son sus pechos colgantes. Cuanto más colgantes, mejor. Por eso es tradicional que las mujeres de esta tribu lleven peso en sus mamas para deformarlas.

Ahorro de sujetadores aparte ¿Hay o no hay esperanza para la gran mayoría de vosotras?

Hasta el lunes.