. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

700. Jueves, 9 febrero, 2006

 
Capítulo Septingentésimo: " La felicidad consiste en tener buena salud y mala memoria" (Edwige Feuillère, 1907-1962, actriz francesa)

Ni botox, ni cremas antiarrugas, ni laseres varios, ni tan siquiera operaciones que te dejan la cara de mariquita pérez. El secreto para ser joven, no para "parecer" joven, sino para "ser" joven durante mucho más tiempo, lo tenían (listas ellas), las helenas.

En la antigua Grecia, las mujeres empezaban a llevar la cuenta de su edad desde la fecha de su matrimonio y no desde el día de su nacimiento.

¿Quién se anima a incluirlo en su programa electoral? Arrasaría.

Y a lo tonto a lo tonto acaba de caer el "setecientos". Nos hacemos (más-muy) mayores.