. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

868. Viernes, 24 noviembre, 2006

 
Capítulo Octingentésimo sexagésimo octavo: "La modestia sincera es un suicidio; siempre se toma al pie de la letra" (Alfred d´Houdetot, 1799-1869, escritor francés)

En una entrevista en el semanario L'Express en 1977, el prolífico escritor Georges Simenon (1903-1989) confesaba, con toda la sinceridad de la que era capaz, haber "hecho el amor" a/con más de 10.000 mujeres.

Sus palabras exactas eran: "No tengo vicios sexuales. Pero necesitaba comunicarme".

Luego dirán que internet ha mejorado la forma de comunicarnos. Ya.

Por cierto, hablando de comunicación y aprovechando que es viernes, un viejo chiste que podría resumir (-ahora que no me oye nadie-) la mañana laboral que me espera hoy:

Un joven médico habla con un colega algo mayor que él quejándose amargamente de lo duro que resulta su trabajo:

"Estoy cansadísimo, he estado escuchando a diez pacientes hoy".

El galeno experimentado le mira, estupefacto y le pregunta:

"!Ah! Pero, ¿tu escuchas...?"

Y, por supuesto, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Logicamente. Hasta el lunes.