. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

875. Martes, 5 diciembre, 2006

 
Capítulo Octingentésimo septuagésimo quinto: "Para todo mal hay dos remedios: el tiempo y el silencio". (Alejandro Dumas, 1802-1870 escritor francés)

Para celebrar que aunque mañana y el viernes sean festivos, un servidor tiene que jorobarse y venir al trabajo el día que queda en el medio (jueves si nadie lo remedia, y nadie lo va a remediar), me gustaría rendir un cálido, sencillo y sincero homenaje a algunos de mis compañeros laborales publicando, en rigurosa exclusiva y primicia mundial, una instantánea en la que se pueda apreciar, con absoluta y total claridad, el abnegado compañerismo y el inmenso esfuerzo que todos realizan cada día para sacar las tareas adelante. Va por vosotros.


Hasta el jueves.