. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

882. Lunes 18 diciembre, 2006

 
Capítulo Octingentésimo octogésimo segundo: "Deberíamos utilizar el pasado como trampolín y no como sofá" (Harold MacMillan, 1894- 1986, político, economista y editor británico)

La energía que necesitamos cada día depende, principalmente, de la actividad diaria. Simplificando mucho: si gastamos más energía de la que ingerimos, perderemos peso porque el organismo deberá recurrir a su principal depósito energético: la grasa. Si por el contrario ingerimos más de lo que necesitamos, engordaremos.

En el mundo hay 150 millones de obesos. En España, más de cinco millones de personas lo son y otros 15 millones pesan más de lo que deberían. Éstos son algunos de los datos recogidos en el informe que la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad ha elaborado y que publicará a principios de año para no amargarnos las fiestas navideñas.

Pero en una sociedad dominada por la imagen, nada mejor que un ejemplo gráfico (ya los usan en la lucha contra el tabaco) de lo que puede ocurrirnos estas navidades si nos pasamos con el turrón y las peladillas:





Sí, el señor de las dos fotos es el mismo. Graham King, en una de ellas con 216 kilos y una cintura de dos metros, en la otra con 127 menos. En este caso, el pobre hombre harto de estar gordo se puso a controlar calorías y acabó adelgazando. Claro que al contrario también funciona... así que..

Y de nada por el consejo. El buen humor que respiramos los lunes a estas horas tiene que dejarse notar.