. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

713. Martes, 28 febrero, 2006

 
Capítulo Septingentésimo decimotercero: "No me dais miedo, tengo un par de tetas". (Lolo Ferrari 1970-2000, actriz francesa)

No, no todos los estudios importantes, o al menos capaces de establecer datos prácticos y verdaderamente importantes para el avance de la humanidad se hacen solamente en los EE.UU.

Hay países mucho más modestos en los que también se aprovecha el dinero público para realizar trascendentales informes cuyas consecuencias pueden llegar a cambiar el rumbo de la historia. Y no estoy hablando de los que circulan por ahí desde hace unas horas sobre la manera de arreglar el Real Madrid. A pesar de que mi atracción por casi todo tipo de pelotas pudiera hacer pensar lo contrario, no me gusta el fútbol y me trae completamente al fresco que dimita o no dimita uno de sus jefes.

La historia es otra. Un grupo de científicos griegos acaban de descubrir la relación entre el tamaño del dedo índice y el tamaño del pene.

En su estudio compararon la media del pene de 52 hombres, de entre 19 y 38 años, con otras medidas como la estatura, el peso, la masa corporal y la longitud del dedo índice, comprobando, entre asombrados y afectados (especialmente alguno de ellos) que pene e índice marcaban parámetros similares.

A partir de ahora nada de mirar a los ojos: directamente al dedo. Mucho más practico y científicamente demostrado.