. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

749. Viernes, 28 abril, 2006

 
Capítulo Septingentésimo cuadragésimo noveno: "Para lograr el éxito, mantenga un aspecto bronceado, viva en un edificio elegante - aunque sea en el sótano -, déjese ver en los restaurantes de moda - aunque sólo se tome una copa - y, si pide prestado, pida mucho" (Aristóteles Onassis, 1906- 1975, armador griego)

Una consultora española probó hace algún tiempo a enviar currículos de las mismas personas. En unos la foto llevaba pelo y en otros se presentaba la misma foto del mismo aspirante pero retocada para dejarlos calvos. El resultado fue demoledor...

Por supuesto ninguna reconoció que el pelo tuviera algo que ver, pero las "manías" que tienen algunos mandamases, gobernantes de turno o las simples "fuerzas vivas de la localidad", empeñados en que hay que llevar el pelo (el de la cabeza y el de otras partes) como a ellos les de la gana es algo universal.

Y en la mayoría de los casos, vistas las consecuencias, más vale hacer caso.



Este largo fin de semana sábado, domingo, lunes y martes (fiesta por aquí -para que luego digan que los franceses no nos dejaron nada bueno-) tranquilidad absoluta. Hasta el miércoles.