. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

851. Martes, 31 Octubre, 2006

 
Capítulo Octingentésimo quincuagésimo primero: El musgo es el peluquín de las piedras. (Ramón Gómez de la Serna, 1888-1963, periodista y escritor español)

Los que ni fumamos, ni bebemos, ni andamos con mujeres y, -lo que es lo peor de lo peor- no usamos calzoncillos en ninguna de sus múltiples versiones, somos muy difíciles de regalar en Navidad. Lo comprendo. Por eso, y antes de volverme a juntar con diez frascos de Farenheit y sus correspondiente "neceseres de regalo de la promoción navidad07", me gustaría hacer alguna sugerencia. Aunque sólo sea por no tener que volver a oir las trescientas veces de rigor aquello de.. "es que no sabía que regalarte..."

La primera idea de la operación "Esta navidad sé original con tus regalos al peluche" la lanzo ya hoy para que, teniendo en cuenta que la sugerencia sólo se puede adquirir por encargo, tengáis el tiempo suficiente para hacer los pedidos. Sin las prisas ni los agobios de última hora.



Voz de "el precio justo":
"Les presentamos el fantástico reloj Diamond Fiction, engastado con 879 diamantes aplicados a modo de gráfica llama de fuego, de los que 54 de ellos esconden en su base un diodo LEDs, dispositivos de luz unidireccional, utilizados con frecuencia en los automóviles de gama alta. Al presionar un pulsador, también oculto a la vista, la tecnología LED emite luz en rojo intenso bajo los diamantes, que al instante dan la hora con sistema digital. Disponible en exclusiva con una correa de satén rojo. Esta pieza sólo se puede adquirir por encargo al imbatible precio de 100.000 euros".
Vale, es verdad, nunca llevo reloj. Sin embargo, y por muy arraigada que tenga la costumbre, prometo pública y solemnemente cambiarla si cae alguno. Y por cierto, no importa si me junto con diez iguales. Con los botes del Farenheit me lleva pasando varios años y he sobrevivido... Hasta el jueves.