. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

872. Jueves, 30 noviembre, 2006

 
Capítulo Octingentésimo septuagésimo segundo: "Los altavoces refuerzan la voz, pero no los argumentos". (Hans Kaspar, 1699-1755, filósofo y escritor suizo)

Dicen los que saben de cuentas y prefieren perder el tiempo en semejantes majaderías, que si en vez de regalarle oro, incienso y mirra, los tres Reyes Magos le hubiesen dado un dólar invertido al 4% de interés, hoy, Jesús de Nazaret, podría comprarse cien mil bolas de oro macizo del tamaño del planeta tierra.

Pues seguro que sí, sin embargo, y por más que el dinero suela acompañar a la felicidad, (que suele, que suele) todavía hay un montón de regalos que se pueden hacer gratis.

Hoy en peluche practico, "ideas muy baratas para regalar esta navidad":

El ánimo, el compromiso, la responsabilidad, la emoción, la pasión, la energía, el entusiasmo, el ardor, la euforia, la fuerza, el arrojo, el ímpetu, la actividad, la independencia, el coraje, el atrevimiento, la libertad, el talento, la tenacidad, la vehemencia...

Un acantilado, un atardecer de otoño, un paisaje, un paseo a la orilla del mar, una excursión por la montaña, un montón de hojas secas, una noche de invierno debajo del edredón, pisar la hierba húmeda, un amanecer en primavera, las gotas de lluvia sobre la cara, una fuente, el nacimiento de un río, un chaparrón en abril, el olor a tierra mojada, una mañana de niebla, una tarde de paseo después de una mañana de niebla, un cielo estrellado, una nube con forma de recuerdo...

La ternura, el alma, las arrugas, las caricias, la fidelidad, el aliento, el sosiego, el espíritu, la felicidad, la generosidad, la eternidad, la ilusión, la humildad, la calma, el humor, el buen humor, el mal humor, el destino, el encanto, el desencanto, el embrujo, la ironía, la risa, la sonrisa, la suerte, la magia, la tranquilidad, el miedo, la paciencia, la sensibilidad, la simpatía...

El aire, andar, el campo, el fuego, un fin de semana, una reunión en familia, las lágrimas, la luz del día, la luna llena, el sonido de las campanas, las olas, oler, tocar, mirar, oír, nacer, otras culturas, un sabor, los recuerdos, la esperanza, los mimos, el vuelo de un pájaro, la pereza, una mirada...

Desde luego, las mejores cosas que se pueden regalar en la vida son gratis, y la mayoría de ellas te acaban dando unos rendimientos mucho mayores.. y a mucho más corto plazo.

Venga, que ya es jueves.