. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

891. Martes, 9 enero, 2007

 
Capítulo Octingentésimo nonagésimo primero: "La libertad no es el derecho a ser virtuoso; es el derecho a ser lo que uno quiere" ( Irving Wallace, 1916 - 1990 escritor norteamericano)

Cuentan que George Fordyce Story, un respetado doctor del siglo XIX, era, además de un excelente médico, un empedernido tarambana. Estando en una de sus habituales juergas le llamaron para visitar a una señora y él, aunque como de costumbre había bebido de más, acudió rápidamente.

Al acercarse a auscultar a la dama, la cabeza le daba vueltas y, entre dientes, dijo "Vaya borrachera más inoportuna".

A la mañana siguiente, recibió una nota de la dama: "Le agradecería, doctor, que no hablase a nadie de mi indisposición de ayer. Sin duda, fue una borrachera inoportuna, como usted diagnosticó nada más tomarme el pulso".

Ahora que no me oye nadie: a veces hasta encuentro una explicación medianamente lógica al por qué me sigen pagando puntualmente a final de mes por mi "trabajo". Pobres.