. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

916. Martes, 13 febrero, 2007

 
Capítulo Noningentésimo decimosexto: "La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece". (Philip K. Dick, 1928- 1982, escritor estadounidense)

Lo sé, lo sé. En 13 y martes, ni te cases ni te embarques; en 13 y martes ni gallina eches, ni hija cases; en 13 y martes ni hijo cases, ni cochino mates; en 13 y martes ni tela urdas, ni hija cases, (ni las lleves a confesar porque no dirán la verdad); en 13 y martes ni tu casa mudes, ni tu hija cases, ni tu ropa tejas..

Y sobre todo.. "en 13 y martes ni te canses, ni trabajes".

De escribir en un blog no dice nada, pero lo de no trabajar (y can-sar-se) en un día como el de hoy queda suficientemente claro.

Y no es cuestión de tentar a la suerte. Bastante tengo yo ya con estar condenado al fuego eterno por preferir a un cuerpo (completo) de bomberos antes que el de Marujita Diaz.

(Pd.: el cuerpo -completo- del novio de la Srta. Obregón también me serviría.)