. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

917. Miércoles, 14 febrero, 2007

 
Capítulo Noningentésimo decimoséptimo: "Quieres acabar siendo una solterona que quema incienso para encontrar el hombre perfecto, cuando el hombre "de momento me basta" está en el bar de la esquina? (Peter Chelsom en la película "Serendipity", 2001)

En peluche práctico no podíamos dejar pasar un día como el de hoy, "San Valentín" sin unos cuantos consejos muy simples -pero muy útiles- para evitar, dentro de los que se pueda, que el corazón sufra lo menos posible.

A saber: sustituir las carnes grasas por carnes magras, aves o caza, tomar lácteos descremados, incluir en la dieta el pescado azul, cocinar con (poco) aceite de oliva, aumentar el consumo de cereales, legumbres, frutas y verduras, asar, cocinar al vapor o cocer los alimentos en vez de freírlos, reducir el consumo de harinas blancas, azúcares y grasas de procedencia animal, limitar la ingesta de alcohol, vigilar el consumo de café, dejar de fumar, evitar en estrés, reducir el consumo de sal, dar un paseo de (al menos) media hora cada día, subir las escaleras andando en vez de usar el ascensor, bajarse del autobús una parada antes, salir a bailar en vez de ir a cenar o de copas y, sobre todo, sobre todo, usar el sentido común.

Al fin y al cabo para poder usarlo, el corazón digo, en cualquiera de sus muchas funciones, "valentines" incluidos, tendrá que estar primero en buenas condiciones..