. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

924. Viernes, 23 febrero, 2007

 
Capítulo Noningentésimo vigésimo cuarto: "Los músicos son terriblemente irrazonables. Siempre quieren que uno sea totalmente mudo en el preciso momento que uno desea ser completamente sordo" (Oscar Wilde, 1854-1900, dramaturgo y novelista irlandés)


Por una vez en cuestiones sexuales y sin que sirva de precedente, pertenezco a un grupo mayoritario. Yo, nada.

Hasta el lunes.