. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

925. Lunes, 26 febrero, 2007

 
Capítulo Noningentésimo vigésimo quinto: "Somos más tontos que una planta, eso lo tengo claro; pero, a diferencia de la enredadera, nosotros aspiramos a ser sabios. Es decir, pedimos lo imposible".( Rosa Montero, 1951, escritora española)

En un arranque de honestidad, el novelista francés Honoré de Balzac, confesó a su recién estrenada esposa, la mujer con la que había mantenido una relación secreta durante 18 interminables años, que era mucho más fácil ser amante que marido "por la misma razón que es más difícil mostrar una autentica sabiduría todos los días que decir una frase acertada ocasionalmente".

No estoy yo hoy ni para sabidurías ni tan siquiera para alguna brillante frase ocasional. Es lunes, otra vez. Seguro que lo entendéis. Espero que después de inyectarme la dosis de cafeína en vena sea capaz de abrir un poco los ojos. Buenos días.