. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

932. Miércoles, 7 marzo, 2007

 
Capítulo Noningentésimo trigésimo segundo: "A menos palabras menos pleitos" (Baltasar Gracián, 1601-1658, escritor español)

Y luego hay quien todavía se atreve a decirme que soy un guarro por no usar ningún tipo de ropa interior. Salvo, claro está, en bodas, bautizos, comuniones y/o entierros.

¿Guarro? Pues no. Si acaso... precavido.